Historia

Gráfico de la evolución desde el año 1983 hasta el día de hoy
Año 1983 indicador de plazas de Zona Azul

La regulación con Àrea Verda empieza a partir del año 2005.

Ahora bien, las primeras 231 plazas reguladas aparecen en 1983 en forma de plazas de zona azul entre el Paseo de Gràcia y la plaza de la Vila de Madrid con el objeto de promover la rotación de vehículos en zonas concretas en las que la oferta de aparcamiento no era suficiente para satisfacer la demanda.

Una tarifa y un tiempo de estacionamiento máximo en la calle disuadían las estancias largas y daban mucha más utilidad a cada plaza. Una vigilancia se encargaba de contener el aparcamiento en aceras u otros espacios destinados a otros usos.

Imagen señalización en color verde zona àrea

El Ayuntamiento de Barcelona encargó a la empresa municipal SMAS.SA, la actual BSM.SA, la gestión del ÁREA (nombre con el que se denominó la regulación). En 1984 se amplió a 648 plazas con 34 parquímetros.

Desde entonces y hasta mayo de 2005, Barcelona había llegado a las siete mil plazas de zona azul, siempre reguladas a partir de peticiones de los usuarios o comerciantes del entorno y después de evaluar técnicamente su idoneidad.

Durante estos años, hemos puesto en marcha otras experiencias de regulación positivas, siempre con el objetivo de fomentar un uso racional del espacio, entre ellas, las zonas de carga y descarga (2001), las plazas de zona bus para mejorar las operaciones de los autocares turísticos (1997) o la implementación gradual y la regulación de las plazas para motos, que hoy ya son más de cincuenta mil.

La preocupación ante la creciente tendencia a la congestión de las vías de la ciudad, que pronosticaba un escenario cercano al colapso para el año 2010, hizo que el ayuntamiento se planteara de forma seria la introducción de alguna medida para cambiar esta situación.

Los trabajos técnicos realizados entre los años 2000 y 2004 llevaron a proponer un nuevo sistema que asegurara la reducción del número de viajes con vehículo privado realizados por el centro de la ciudad. Este sistema, a diferencia de los de ciudades como Londres, no se basaba en un peaje urbano, sino sencillamente en la aplicación de un coste a toda operación de aparcamiento en el centro.
Así nació el Àrea Verda, un sistema que compite perfectamente con otras medidas paliativas de la congestión instauradas en otras ciudades de todo el mundo.

Después de su puesta en marcha, se han hecho varias ampliaciones y actualmente el Àrea Verda consta de 22 zonas con más de cincuenta mil plazas operativas.